Rubén Darío, uno de los poetas más influyente

Fue en su época Chilena cuando comenzaron a mostrarse en sus obras los gustos y sentimientos por la exaltación de héroes y hechos nacionales.

Por: Zahit Ríos.

Nació el 6 de febrero de 1916 en  Nicaragua, en la ciudad que hoy actualmente hoy lleva su apellido (Ciudad Darío) anteriormente Metapa. Fue poeta, periodista y diplomático, junto con Pablo Neruda es considerado uno de los más grandes poetas del siglo XX del habla hispana.

Félix Rubén García Sarmiento nació en el seno de una familia disfuncional, un padre alcohólico  y una madre que huyó con un amante obligaron a Rubén a residir con sus tíos maternos, los cuales lo acogieron como sus verdaderos padres. En casa de su tío, Rubén Darío fue testigo de célebres tertulias en las que se daban cita los mayores intelectuales del país.

Aprendió a leer a los tres años, a los seis ya leía los libros clásicos que encontraba en casa y a los catorce años de edad concluyó su primera obra. Comenzó a ser conocido en el ambiente intelectual de su país y antes de cumplir los quince años se vió enamorado de Rosario Emelina Murillo y quiso contraer matrimonio con ella, razón por la que familiares y amigos conspiraron para que abandonara la ciudad.

En agosto de 1882 fue recibido en El Salvador por el presidente Rafael Zaldívar a quien en su autobiografía describió como gentilísimo. Viajó a Chile en el año de 1886 encontrándose en condiciones muy precarias, sufrió los desaires de la aristocracia Chilena quienes lo despreciaban por su escaso refinamiento, participó en algunos concursos literarios y publicó su primer libro de poemas, Abrojos.

Fue en su época Chilena cuando comenzaron a mostrarse en sus obras los gustos y sentimientos por la exaltación de héroes y hechos nacionales, dando así inicio a su etapa de poeta cívico.

En 1896-1901, “Prosas profanas y otros poemas”, consagraron el triunfo del arte por sobre el amor. En 1901 publicó “Peregrinaciones”.
El arte restableció el orden de la naturaleza en “Cantos de vida y esperanza”, publicado en 1905. En 1910 apareció “Poemas de otoño”. Nació en 1907 “El canto errante”, donde afrontó los eternos problemas de la humanidad y en 1913 “La isla de oro”.

La Argentina también fue parte de su inspiración poética, a la que como homenaje a su centenario le dedicó “Canto a la Argentina y otros poemas” (1914). Su obra, también expresó en muchos casos ideas de compromiso y toma de posición, como en “A Colón”, donde se opuso al descubrimiento expresando su horror. En “A Roosevelt”, evaluó a latinos y anglosajones.

Fue nombrado representante diplomático de Nicaragua en Madrid, en 1907, pero en 1913 fue aquejado por una crisis religiosa y mística, que lo recluyó en Palma de Mallorca.

Regresó a Nicaragua en 1915, a causa del estallido de la Primera Guerra Mundial, pero el alcohol y la enfermedad erosionaron su cuerpo y falleció en León (Nicaragua), el 6 de febrero de 1916.

Rubén-Darío

La información más completa de la Ciudad de México en Noticias 21. Entérate del acontecer de la capital mexicana en sus diversos espacios: lunes a viernes a las 07:00 y 21:00 horas; sábados y domingos a las 20:30 horas.
*